la comunidad gitana

[editar plantilla]

La herencia de los sabores[editar]

El arte de la gastronomía siempre se transmite a través de las generaciones, como elemento de la cultura más cotidiana. La cocina gitana se caracteriza por ser sencilla, nutritiva, colorida y picante. Algunos de los platos más comunes son los potajes, que se preparan con multitud de variantes (de habichuelas e hinojos, de bacalao...), las gachas, los flamenquines (rollitos de lomo rellenos y fritos)...

El café, con su preparación tradicional, es sobre todo un acto social y un símbolo de cortesía.

“Los platos de cuchara tienen una gran presencia, ya que como cuenta Matilde, a los gitanos les gustan mucho, diferenciando entre puchero y potaje, que no son la misma cosa. Abundan, cómo no, las habichuelas. Una buena lista de arroces gitanos abren el apetito, combinando el cereal con los más diversos acompañantes: sardinas, bacalao, verduras y… sí, habichuelas”.

La cocina gitana de Matilde Amaya (Edit. Belacqva)

Receta de las gachas

Ingredientes: 4 cucharadas de aceite • 2 rebanadas de pan a trocitos • 2 cucharadas de harina (colmadas) • una pizca de anís en grano • 4 cucharadas de azúcar (o más según gustos) • canela en polvo • 1 vaso de leche • 1 vaso de agua.

Calentar el aceite en la sartén. Freír el pan y reservarlo. Tostar el anís y la harina en el mismo aceite. Añadir el agua a fuego más bajo. Remover continuamente para evitar los grumos y sumar la leche. Remover para obtener el espesor como guste. Agregar el azúcar y verter encima del pan reservado. Espolvorear con azúcar y canela y servir.

(En Cocina Gitana. Icaria, 1996)

Portada de libro
Portada de libro "La cocina gitana", de Matilde Maya
VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL DE COMUNIDAD GITANA